Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La enfermedad se ha convertido en el enemigo predilecto de los hombres, un mal silencioso, con
síntomas que suelen aparecer de manera tardía, cuando la enfermedad se encuentra en una fase
ya avanzada. De acuerdo al Dr. Felipe Beasain, Urólogo de Clínica Ciudad del Mar, mueren
anualmente más personas por esta enfermedad que por accidentes automovilísticos o por
homicidios.
Las cifras son sorprendentes: Según un informe del Minsal, alrededor de dos mil personas mueren
anualmente debido a este cáncer, posicionándolo así como la segunda causa de muerte en
hombres en Chile, siendo la primera causa el cáncer de estómago. Es además, la tercera causa de
muerte general tanto en Chile como en el mundo.
Según el Dr. Felipe Beasain, actualmente el cáncer es un problema de preocupación nacional. Ésta
enfermedad ha adquirido gran relevancia debido al aumento de incidencia, por lo que es
sumamente necesario estar atentos a los factores de riesgos que la padecen para poder realizar un
tratamiento oportuno. Especial cuidado deben tener hombres de 40 años en adelante, edad en la
que ya debiesen estar próximos a realizar su primer control preventivo, teniendo en cuenta que
este mal se diagnostica principalmente en individuos de 50 años de edad.
Problemas relacionados con dolores en la parte baja, dificultad para orinar, goteo al final de la
micción u orina con sangre, son síntomas que deben alertar a la persona ya que evidencian que el
organismo no está funcionando correctamente y que, por lo tanto, es necesario solicitar la opinión
de un urólogo para descartar la posibilidad de un cáncer de próstata.
En la misma línea, la hiperplasia prostática benigna es una de las afecciones más comunes que
afectan a los hombres al envejecer y sus síntomas suelen confundirse con los del cáncer de
próstata. Al respecto, el Dr. Beasain explica que “afortunadamente no es oncológica. Es más
propensa a afectar a hombres sobre los 40 años. Es progresiva y su principal factor de riesgo es el
envejecimiento y la historia genética familiar. Muchas veces se confunden sus síntomas con los del
cáncer por lo que es importante su correcto manejo, con un diagnóstico y tratamiento oportuno
tiene buen pronóstico”.
Factores de riesgo a considerar
Esta enfermedad puede desarrollarse en un hombre debido a diferentes variables. La edad es el
factor de riesgo más importante ―especialmente después de los 50 años― ya que
estadísticamente se informa que la mayor parte de los casos se diagnostica después de esta edad.
De igual forma hay que poner hincapié en los antecedentes familiares, la probabilidad de padecer
esta enfermedad es hasta tres veces mayor si existe algún familiar con registros de este mal.
Otros aspectos a considerar son la incontinencia urinaria, dificultades para orinar, interrupción del
chorro de la orina, dolor en la región lumbar y dificultades en las relaciones sexuales. También
puede haber pérdida de apetito y de peso e insuficiencia renal.

Prevención
Uno de los exámenes que se realizan para evaluar los niveles de proteína que produce la próstata
es el Antígeno Prostático Específico. Si esta evaluación arroja datos sospechosos es fundamental
realizar exámenes físicos (tacto renal), de imagenología y otros estudios como una biopsia
prostática.
Para el Dr. Felipe Beasain, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, no es tarea fácil detectar y predecir
las anomalías que llevan al paciente padecer de cáncer de próstata. De modo que son importantes
las evaluaciones preventivas regulares. “Es crucial su detección precoz, antes que comiencen los
síntomas. “Este cáncer, detectado en fases tempranas, tiene un mejor pronóstico y esperanza de
vida”, señala el especialista. Además, explica que la ciencia no conoce del todo su origen, si
sabemos que aumenta su probabilidad con el envejecimiento, si hay historia familiar (hermanos o
padre) con cáncer a la próstata y también es más probable en hombres que siguen dietas con
grandes cantidades de grasa animal (carne roja).
Así, el llamado es a tomar conciencia de esta enfermedad y a no ser pesimistas. Un análisis y
posterior tratamiento harán que cada persona, acompañada de su familia, pueda dejar atrás esta
enfermedad.