Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Alerta ambiental.

Sólo en marzo, con la llegada de los autos de vacaciones, los niveles de smog en la Región Metropolitana aumentaron un 30%. Hoy, mientras nos acercamos al invierno, ya vivimos las primeras alertas ambientales. Así, como todos los años, la contaminación atmosférica se transforma en la principal enemiga del deporte. Por ello, el broncopulmonar y coordinador médico de Help, Dr. Fernando Martínez, explica cuáles son las consecuencias para nuestro organismo de realizar actividad física con malas condiciones de ventilación.

Al correr o practicar otros deportes, ya sea al aire libre o en gimnasios, se respira entre treinta y cuarenta veces por minuto, cuadruplicando el aire que ingresa al organismo. Es por esto que, al realizar actividad física con altos índices de contaminación, aumenta la entrada de elementos nocivos al cuerpo. “Son partículas de polvo con derivados tóxicos del nitrógeno, azufre y carbono, las cuales dañan la faringe, laringe, bronquios, nariz y conjuntivas, además de disminuir las defensas pulmonares” precisa el Dr. Fernando Martínez, broncopulmonar y coordinador médico de Help.

El especialista indica que nadie debería realizar actividad física con niveles de emergencia, mientras que en preemergencias, los menores de 12 años deben abstenerse de hacer deporte. De ignorar estas indicaciones, los síntomas más comunes que generan los altos índices se smog son:

• Tos

• Sensación de ahogo

• Náuseas

• Dolores de cabeza intensos

• Irritación de los ojos, garganta y bronquios

Consecuencias mayores

La contaminación atmosférica es perjudicial para la salud porque inflama e irrita toda la vía aérea, lo que puede provocar tos, flemas y ahogo”, precisa el broncopulmonar.

Las consecuencias mayores en algunos deportistas dependerán de la condición de salud de cada persona. Un individuo con enfermedades preexistentes como asma, bronquitis crónica y cardiopatías, puede tener complicaciones graves. Además se ha encontrado en el smog sustancias capaces de alterar el material genético y otras partículas cancerígenas, por lo tanto el riesgo tiene distintos niveles.

Actividades como trotar, correr o andar en bicicleta producen una alta demanda de oxígeno para el organismo. “Durante estas actividades, se respira un mayor número de veces, el corazón trabaja más rápido y el organismo consume más oxígeno, por lo que está más expuesto a la contaminación”, asegura el Dr. Martínez.

Recomendaciones

Lugares cerrados: En caso de tener que realizar actividad física con altos niveles de contaminación, prefiera lugares cerrados como gimnasios idealmente climatizados
Horario: Escoja un horario temprano, durante la mañana en el sector oriente de Santiago y vea los reportes de contaminación para elegir la mejor hora.
Vestimenta: Utilice ropa adecuada para evitar el enfriamiento del cuerpo, como prendas de secado rápido.
Hidratación: Consumir bastante agua, la hidratación es muy importante para recuperar el agua perdida con la sudoración.