Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

El desorden es una de las principales causas.

Ya sea por descuido, desconocimiento o falta de protocolos, los accidentes en el trabajo son muy comunes. Cuando los equipos y herramientas de una empresa están en mal estado, pueden causar lamentables eventos que terminan con serias consecuencias para la salud de sus empleados. De ahí la importancia de tomar medidas preventivas que fortalezcan la seguridad laboral. El coordinador médico de Help, Dr. Fernando Martínez, entrega una serie de recomendaciones para cuidar el bienestar de las personas durante la jornada.

Si bien existen protocolos laborales que promueven una buena convivencia y seguridad en los espacios de trabajo, los accidentes pueden pasar en cualquier momento lugar y desencadenar una serie de lesiones en el lugar de trabajo.

Son varios los elementos que influyen directa o indirectamente en estos accidentes, sin embargo, el desorden o el descuido son las principales causas, por ello es de suma importancia ser responsable con los materiales o utensilios que hay en el lugar de trabajo.

En este Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, el coordinador médico de Help, Dr. Fernando Martínez, explica que “también es fundamental mantener la calma y seguir las instrucciones de los encargados de seguridad de la empresa, de modo que la ayuda a los afectados sea de la mejor manera posible”.

En este sentido, el especialista entrega diversas recomendaciones para cuidar la salud laboral y tomar las precauciones necesarias.

Conocer el lugar de trabajo. Lo primero es conocer los lugares donde están los extintores, el botiquín, las rutas de salida de emergencia.

Mantener ordenado y limpio. Las salidas y lugares de tránsito no deben estar colapsadas o con utensilios innecesarios, ya que pueden llevar a caídas o golpes que pueden ocasionar fracturas, luxaciones o hematomas. Por ello, es clave dejar cada cosa en su lugar y a eliminar lo que no sirve con inmediatez.

Descansar adecuadamente. Cerca del 50% de los accidentes más frecuentes se generan por los trastornos del sueño como insomnio, apnea, ronquidos y somnolencia diurna, de ahí la importancia de descansar y dormir las horas necesarias.

Participar en los simulacros. Es clave conocer los pasos a seguir en casos de emergencia, poner atención a las instrucciones y saber toda la información posible durante los simulacros.