Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Con la vuelta a clases y el reencuentro con sus amigos, los niños suelen tener más energías para jugar y tomar riesgos que les podrían provocar heridas. Pero, ¿sabemos cómo limpiar y tratar adecuadamente los cortes o lesiones de la piel? La directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, entrega recomendaciones para cuidar las heridas y reconocer cuándo existe una infección que requiere mayores curaciones.

Los primeros días de colegio suelen ser muy esperados por los pequeños, quienes cuentan cada minuto para salir a recreo y compartir con sus amigos, jugar a la pelota, escalar los árboles y otras actividades que si bien no son peligrosas, sí podrían generar distintos tipos de heridas en caso de sufrir un accidente.

Para saber qué hacer ante este tipo de lesiones, la directora de la Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, explica que lo primero es diferenciar qué tan grave es la situación para ver si se puede curar en casa o es necesario acudir a un centro asistencial.

Otra consideración que se debe tener en cuenta a la hora de evaluar una visita a un especialista, es la causa de la herida. “Si la lesión fue producto de un golpe o raspadura con alguna superficie sucia o expuesta deposiciones de animales, hay riesgo de contraer una infección, por lo que es necesario hacer los análisis correspondientes y, en ocasiones poner vacunas”, detalla la especialista.

Por otro lado, si una herida profunda se infecta, podría convertirse en un problema mayor. Por ello, la doctora advierte que hay que estar atentos si aparece un borde rojo, levantado y un aumento de temperatura en la zona afectada o una secreción amarilla que podría ser pus. “Estos son signos de infección que deben ser tratados por un experto, para evitar una complicación mayor que puede incluso llevar a la falta de cicatrización”, aclara la Dra. Falck.

¿Qué hacer en casa?

Para realizar la limpieza de una herida en el hogar, la especialista explica que quien vaya a realizar la curación debe encontrarse en óptimas condiciones de higiene, y recomienda seguir cuatro pasos:

Detener la hemorragia: si el raspón o cortadura no deja de sangrar se recomienda aplicar presión leve con un vendaje o tela limpia.
Mantener limpia la herida: coloque la zona afectada bajo la llave de agua por unos 5 minutos, lo que permitirá que la herida se limpie por arrastre.
Cuerpos extraños: si se observan cuerpos extraños que el agua no retiró por arrastre, no manipule la herida y diríjase a un servicio de urgencia para ser evaluado por personal de salud.
Aplicar povidona yodada en el área que rodea la herida: jamás en la herida propiamente tal, y luego cubrirla con un apósito estéril para evitar las infecciones.

Errores más comunes

La Dra. Falck explica que hay una serie de errores que se suelen cometer al momento de realizar la limpieza de una herida, y que se deben evitar.

- Retrasar la asistencia de un especialista ante grandes heridas que puedan requerir puntos de sutura.

- Frotar la herida para eliminar la suciedad.

- Usar algodón y alcohol sobre la lesión.

- Poner los vendajes muy apretados para evitar que sangre.

- Tratar de cauterizar la herida.