Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

El equipo de orientadores del recinto de salud también es formado por funcionarias colombiana
y venezolana.
Hace nueve meses que Jean Marc Massillon, de origen haitiano, llegó a Chile en busca de
nuevas oportunidades. Luego de terminar su carrera de ingeniería en computación en
República Dominicana, intentó ejercer la profesión en su país natal, pero según relata, no
estaban las condiciones para hacerlo, ni tampoco tenía residencia dominicana. Fue entonces,
que decidió seguir el consejo de su mejor amigo de venir a Chile, quien ya estaba radicado en
este país.
En estos meses trabajó en una cafetería, cuyos empleadores lo ayudaron y orientaron para
obtener sus documentos y se ha dedicado a servir de intérprete y dar clases de español a
grupos de compatriotas en distintas comunas de la Región de Valparaíso, gracias al dominio
que tiene del idioma.
Esta semana, Jean Marc, de 31 años, fue incorporado al equipo de orientadores del Hospital de
Quilpué, dependiente de la Unidad de Programas Humanizadores de la Atención, que tiene
como tarea facilitar la comunicación entre pacientes y familiares con los equipos clínicos y
administrativos del recinto.
Orientación e información oportuna
En ese caso el nuevo orientador de enlace intercultural tendrá como función “ servir de
intérprete entre los usuarios de origen haitiano y los funcionarios de salud, tanto en sus
atenciones clínicas como administrativas, orientarlos y acompañarlos en sus requerimientos,
además de apoyar la traducción de guías informativas, recomendaciones médicas, etc., todas
acciones que faciliten la inclusión y el correcto entendimiento de la comunidad haitiana que
acude al recinto hospitalario y sus funcionarios”, expresó la Jefa de la Unidad de Programas
Humanizadores de la Atención, Nelly Chávez .
Por su parte, el nuevo orientador intercultural también envió un mensaje a sus compatriotas
“Es muy importante que aprendan el idioma. Un extranjero antes de viajar a un país debe
saber el lenguaje, la comunicación. Hay mucha gente que ha llegado y no conoce el idioma. Eso
les dificulta para ir a comer, para ir al médico, para buscar trabajo, para hacer todo. Yo estoy
muy contento y feliz de trabajar con ustedes como orientador, de ayudar a los chicos haitianos
especialmente y como hablo inglés, si hay otra persona que requiera comunicarse, poder
ayudarlo también”, expresó Jean Marc.
Equipo multicultural
El equipo de Orientadores de la Unidad de Programas Humanizadores de la Atención del
Hospital de Quilpué, compuesto por siete funcionarios, también tiene entre sus integrantes,
una ciudadana venezolana y otra colombiana, dando cuenta de la realidad multicultural que se
vive en la comunidad.
“Siento que me han acogido muy bien, ha sido una experiencia muy positiva para mí y para
nuestra familia que llegamos con un poco de temor, pero gracias a Dios me he sentido
aceptada, querida, me han demostrado mucho cariño, así que ha sido muy gratificante”,
expresó Cristian Aldana, orientadora venezolana del Hospital de Quilpué.