Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Estrategia ha permitido brindar atención médica las 24 horas del día a
pacientes hospitalizados, aumentar frecuencia de altas médicas y traslados
a hospitales de menor complejidad de la Red del Servicio de salud Viña del
Mar Quillota.

Mejoras sustantivas en la oportunidad de la atención médica de pacientes
hospitalizados en los servicios médico-quirúrgico del Hospital de Quilpué, ha
significado la llegada de seis médicos residentes en la especialidad de
Medicina Interna, estrategia que ha permitido que pacientes estén
controlados las 24 horas durante toda su hospitalización.
Se trata de un compromiso adquirido por la Dirección del establecimiento
hospitalario perteneciente a la red del Servicio de Salud Viña del Mar
Quillota y el Servicio de medicina Interna del Hospital, quienes en conjunto
plantearon la necesidad de crear la figura de médico residente de Medicina
Interna, que permitiera brindar atención en caso de ser requerida por el
paciente durante su hospitalización.
Así lo destacó el jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital de
Quilpué, Dr. Orlando Zambrano, quien explicó que se trataba de una
necesidad muy sentida por la comunidad, tomando en cuenta la
complejidad de las patologías de los pacientes, la existencia de una Unidad
de Paciente Crítico, y en consecuencia, el menor traslado de pacientes a los
hospitales de mayor complejidad.
“Existía la necesidad de contar con recurso de médico residente para
pacientes que se descompensan de día o noche, requiriendo revisión de
exámenes, toma de radiografías, pacientes complejos que podrían sufrir
paros cardio-respiratorios a los cuales hay que asistir, trastorno del ritmo,
fallas respiratorias. Antes, la atención quedaba supeditada a lo que el
personal de enfermería podía hacer quien se comunicaba con el médico de
la Unidad de Emergencia para poder atender a ese paciente” explicó el jefe
de servicio.

RESIDENCIA DE GRAN MOVIMIENTO
A partir del 13 de noviembre se dio inicio a la Residencia de los médicos
especialistas –tres extranjeros y tres chilenos, todos de amplia experiencia
y que cumplen con todos los requisitos para el ejercicio de sus funciones-
generando un impacto positivo en los distintos servicios clínicos.
Según explicó el Dr. Orlando Zambrano, es función del médico residente
concretar traslados de pacientes que están compensados o que por
ejemplo, requieren rehabilitación, a hospitales de menor complejidad o
bien, a la Unidad de Hospitalización Domiciliaria. Esta dinámica genera una

mayor disposición de camas para a su vez, dar un mayor flujo a la Unidad
de Emergencia.
“Su accionar es en todo el Hospital, porque ven a los pacientes de Medicina
Interna que están en todos los servicios médico quirúrgico y eso incluye la
sala de observación de la Unidad de Emergencia. Estamos muy gratos en el
Servicio de Medicina Interna que haya ocurrido esto, porque nos ha
permitido dar mayor flujo a la atención, nos vamos confiado un fin de
semana, las noches, porque nuestros pacientes van a estar protegidos y
cuidados. Es una residencia con mucho movimiento, doy fe de ello porque
brindan asistencia en todo el hospital, en todo momento”, comentó el Jefe
de Medicina.
Una mirada positiva de sus funciones la tienen los propios médicos
residentes. La Dra. Maia Mertehikian, comentó que “desde la práctica diaria
es enriquecedor porque uno también está con los médicos tratantes,
conociendo al paciente, y después nos quedamos a cargo en la tarde,
atentos a los exámenes pendientes, a lo que se pueda ir resolviendo,
incluso en el transcurso del día” expresó la especialista quien también
destacó que no sólo se asiste a pacientes de medicina interna sino que
dentro de sus tareas está también atender las complicaciones de tipo clínica
que tienen pacientes quirúrgicos.
Así también lo destacó la Dra. Sherly Blanchard. “Se maneja a pacientes
con patologías complejas a pesar de no contar con todas las
subespecialidades. Se ha logrado resolver, se ha logrado manejar y derivar
a los pacientes cuando se requiere. Con nosotros creemos que el equipo de
salud se siente más apoyado” dijo.

MAYOR DISPONIBILIDAD DE CAMAS
Además de la atención médica las 24 horas del día, sin duda uno de los
principales beneficios ha sido la descongestión al interior de la Unidad de
Emergencia, a cuyos pacientes se les facilita el ingreso a los servicios de
hospitalizados, al haber mayor disponibilidad de camas.
El Dr. Ismael Álvarez, médico residente, comentó que “el Hospital de
Quilpué ha ido evolucionando con UCI, ahora con Scanner, médicos
residentes, y se deriva muy poco a hospitales de mayor complejidad. El
contacto con la red ha permitido hacer traslados, altas, hospitalización
domiciliaria y se refleja en una descarga importante para la Unidad de
Emergencia. Yo pediría un poco de tiempo porque ya se han visto los frutos,
esperar que todo se vaya consolidando, porque los compañeros son
excelentes, gestionadores y se va reflejar en un corto plazo. Lo más
importante son los pacientes y ellos están viendo que están con atención
médica en horas que antes no tenían”, expresó.
Si bien hay temas logísticos que resolver en beneficio de esta nueva
residencia médica, el Jefe de Servicio de Medicina destacó que el médico
residente tiene importantes herramientas para desempeñar su trabajo,

destacando por ejemplo, los avances de la Unidad de Laboratorio Clínico del
recinto. “Tenemos que contar con estos recursos porque la complejidad del
paciente es tan alta como la del resto de los hospitales de mayor
complejidad. Los pacientes y los familiares se sienten más protegidos y más
contentos porque siempre va haber un médico residente por el Hospital”,
finalizó.
Los seis médicos residentes de Medicina Interna del Hospital de Quilpué son
María Paz Silva, Sherly Blanchard, Erika Quiroz, Ismael Álvarez, Maia
Mertehikian y Juan David Mejías.