Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Accidentes en el hogar.
Los menores son curiosos y siempre están explorando e investigando todo lo que se les cruza por delante. En este sentido, los medicamentos resultan atractivos debido a su color y forma, por lo que hay que tomar precauciones para impedir que la ingesta accidental de estos productos ponga en riesgo la vida de los más pequeños del hogar. Por ello, la directora de Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, entrega consejos para evitar estos incidentes y explica cómo se debe reaccionar cuando suceden.

Considerando su inocencia y curiosidad, los niños están expuestos a un sinnúmero de accidentes que los padres están constantemente tratando de prevenir. Sin embargo, ante botellas y pastillas de colores y formas interesantes, la intoxicación con medicamentos es una de las causas más frecuentes de visita de menores de seis años a los servicios de urgencia.

Frente a ello, es esencial impedir el fácil acceso a este tipo de productos para ahorrar inconvenientes y malos ratos. La directora de Central Médica y Desarrollo Clínico de Help, Dra. Katherin Falck, recomienda “reaccionar de manera rápida, pues en estos casos una atención oportuna es vital. Se debe evaluar la situación, y ponerse en contacto con un servicio médico a la brevedad”.

La ingesta de productos toxicológicos, como los remedios que se encuentran en todas las casas, puede resultar en serias secuelas para el desarrollo del niño e incluso causar la muerte si lo que ingirió es altamente tóxico y no se actúa rápido. De este modo, “sólo ante la sospechan de una posible intoxicación con medicamentos, se debe acudir a un especialista”, señala la doctora.

Pasos a seguir

La Dra. Falck entrega una serie de recomendaciones para tomar en cuenta y saber qué hacer ante estos accidentes:

· Identificar el medicamento, y tratar de determinar la cantidad ingerida revisando el envase.
· Guardar el envase del remedio ingerido, para entregar esa información al médico.
· Contactarse inmediatamente con un servicio médico o toxicológico de emergencia donde le orientaran sobre la mejor conducta a seguir.
· No inducir el vómito del menor, pero no intentar impedirlo en caso de que sea espontáneo.
· No se debe suministrar ningún tipo de líquido, tampoco leche, sin antes consultar a un médico o asistencia toxicológica.
· Si el remedio hace contacto con los ojos, piel o mucosas, lavar la zona con abundante agua y contactar a un servicio médico.

En caso que la intoxicación sea evidentemente grave, ya sea por la cantidad ingerida, la naturaleza del medicamento o los síntomas que presente el menor, se debe acudir de manera inmediata a un servicio de urgencia para que el menor reciba la atención oportuna.

Cómo prevenir

Para evitar este tipo de episodios, es esencial tomar una serie de medidas de seguridad que mantengan los medicamentos fuera del alcance de los más pequeños. La especialista de Help entrega las siguientes recomendaciones de prevención:

· Educar a menores sobre riesgos que tiene la ingesta de remedios sin indicación médica.
· No administrar remedios a niños diciéndoles que son golosinas ni haciendo juegos para facilitar la ingesta.
· Mantener los remedios en sus respectivos envases, rotulados correctamente.
· Tener siempre los medicamentos fuera del alcance de los niños, nunca en veladores o mesas bajas en la casa.
· Antes de suministrar un remedio, se debe revisar su fecha de vencimiento.
· En caso que estén vencidos, se aconseja eliminarlos en el inodoro.