Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 5 adultos sufre de hipertensión en el mundo. Por otro lado, la presión baja o la hipotensión, es una condición menos frecuente que se presenta normalmente como efecto secundario de otras patologías. Sin embargo, ambas tienen sus riesgos y es importante aprender a reconocer sus síntomas. Por ello, la Dra. Ana María Bravo, Médico Jefe de la Central de Operaciones de Help, explica cómo identificar si tu presión está baja o alta y qué hacer en ambos escenarios.
En promedio, el corazón se contrae y se vuelve a expandir entre 60-80 veces por minuto, con lo cual bombea sangre hacia las arterias para suministrar oxígeno a todo el cuerpo. Los cambios en la presión pueden interferir con este proceso, impidiendo que los órganos reciban los nutrientes necesarios y finalmente, interfiriendo con nuestra salud.
Por ello, la médico Jefe de la Central de Operaciones de Help, Dra. Ana María Bravo, explica que la única forma de evitar los cambios de presión es “realizar chequeos de forma permanente y mantener un estilo de vida saludable” y especifica los diferentes síntomas que se perciben tanto en la hipertensión como en la hipotensión.
El asesino silencioso: la hipertensión
La presión arterial es la fuerza que ejerce la arteria para contener la sangre, si la arteria está muy rígida, el corazón debe bombear con más fuerza, lo que se conoce como presión arterial alta. “Lo más importante a destacar es que la presión alta es asintomática, solo en ocasiones causa síntomas como cefalea de tinitus o ruidos en el oído, semejantes a los que hace una maquinaria, luces oculares, mareos o visión en un solo ojo” explica la especialista.
Ante cualquiera de estos síntomas, la mejor recomendación es tomar los remedios indicados por su doctor o, si es la primera vez que los percibe, consultar precozmente a un servicio de urgencia para cuantificar los valores de la hipertensión. “Si hay un diagnóstico de hipertensión arterial previo, no se deben dejar de tomar los fármacos porque aparentemente la persona se siente bien, ya que la presión alta, la mayoría de los casos, no muestra síntomas” destaca la doctora.
Esta patología es más frecuente en hombres y de no ser tratada adecuadamente, genera una serie de peligros para el paciente entre los cuales se encuentran la alteración en el funcionamiento del corazón, riesgo de ruptura de vasos sanguíneos, alteraciones renales, oculares, cerebrovasculares y cognitivas.
La Dra. Bravo entrega recomendaciones para minimizar las probabilidades de tener la presión alta y evitar así poner en riesgo la salud:
· Mantener una dieta saludable
· Evitar el uso excesivo de alcohol
· Realizar actividad física constante
· No fumar
· Gestionar el estrés de forma saludable
Presión baja o hipotensión
Se denomina presión baja cuando “falta sangre en la arteria, debido a una hemorragia o a un estado de deshidratación, o porque la arteria está muy dilatada por un alza en la temperatura corporal”, explica la Dra. Bravo.

La hipotensión, como también se conoce, es una condición que se da con mayor frecuencia en mujeres y se puede manifestar como pérdida de conciencia transitoria, mareos, visión borrosa, falta de concentración, sed o frío. Ante cualquiera de estos síntomas, Dra. Ana María Bravo recomienda “sentarse o acostarse, levantar los pies o bajar la temperatura ambiental o corporal”.