Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

Ofrecer una alternativa a la hospitalización cerrada de personas que
poseen trastornos psiquiátricos severos en toda la Provincia de Marga
Marga es el objetivo del Hospital Diurno del Hospital de Quilpué,
dispositivo de salud que nació en marzo del año 2002, como parte de la
Red Territorial de Servicios en Salud Mental y Psiquiatría.
Así lo destaca su coordinadora, la psicóloga Carla Leiva, quien definió al
Hospital de Día como un dispositivo de especialidad que busca evitar, en
la medida de lo posible, las hospitalizaciones cerradas de los usuarios de
salud mental, de tal manera de no separarlo de su entorno familiar y
comunitario.
Ubicado en una casona de calle Antonio Varas de Quilpué, este
dispositivo dependiente de la Unidad de Salud Mental del Hospital
quilpueíno, ha permitido durante sus quince años de vida, brindar
tratamiento de personas con enfermedades psiquiátricas severas en
período de agudización de su sintomatología o que se encuentran en
transición desde una hospitalización cerrada hacia una atención
totalmente ambulatoria.
“Nos hemos convertido en un puente. Una vez que los pacientes ya han
sido hospitalizados en algún establecimiento de atención cerrada, en un
hospital psiquiátrico, antes de volver a sus controles ambulatorios, ellos
vienen al Hospital de Día como un paso previo. Antes que ellos
continúen con su completa autonomía, nosotros los recibimos acá, los
acompañamos durante un período de tiempo que en general alcanza los
cuatro meses”.

EQUIPO MULTIPROFESIONAL
Los pacientes del Hospital de Día, hombres y mujeres mayores de 17
años, son atendidos de lunes a viernes, de manera continua durante la
jornada entre las 8:30 a las 16 horas. A través de un tratamiento
intensivo, poseen controles psiquiátricos semanales, quincenales o en la
medida que lo requieran, con dosificación de sus medicamentos de forma
diaria. Para ello es necesario que cada paciente tenga un referente
familiar que apoye el tratamiento en casa.
Según explicó Carla Leiva, se trata de pacientes derivados de las
unidades de Salud Mental de la red Marga Marga –ubicadas en Quilpué y

Limache- y de los hospitales psiquiátricos. “No llegan por demanda
espontánea o derivados de la Atención Primaria” precisó.
“Me ha gustado mucho el trabajo que se ha hecho este año. Con apoyo y
por iniciativa del departamento de Salud Mental de la Dirección del
Servicio de Salud estamos sacando los protocolos de referencia y contra-
referencia. Estos protocolos no están construidos en base a diagnósticos
sino a sintomatología, entonces el perfil de usuario del Hospital de Día es
un paciente que tiene una agudización de su sintomatología importante,
es un paciente que no tiene la capacidad para continuar con su rutina
diaria” comentó la profesional, especificando que no se discrimina ningún
cuadro psiquiátrico severo, salvo los pacientes o usuarios con problemas
de alcohol y drogas que tienen su propio dispositivo de salud en la red
asistencial.
El equipo tratante está conformado por médico psiquiatra, enfermera,
terapeuta ocupacional, asistente social, paramédico, psicóloga,
manipuladora de alimentos, secretaria, la profesional coordinadora y un
equipo de seis monitores que apoyan el trabajo orientado hacia lo
ocupacional.

ATENCIÓN PERSONALIZADA EN UN ENTORNO AFECTIVO
“El modelo de atención es un modelo en donde el día completo está
estructurado, está definido lo que cada usuario realiza durante el día y
nuestra orientación es principalmente a la intervención grupal.
Trabajamos muchísimo lo que es la interacción social y la participación.
Entre ellos se forma una identidad muy bonita que nosotros la
favorecemos intencionadamente” explicó la psicóloga coordinadora. De
esta manera, las actividades grupales buscan que los pacientes vayan
descubriéndose y descubriendo a otros a través de sus intereses y
habilidades en un ambiente seguro y tranquilo.
“En general el trabajo que aquí se brinda es muy positivo, muy afectivo,
es bastante resguardado. A veces los usuarios les cuesta irse porque está
todo organizado, la relación es muy personalizada” advirtió.
Los talleres profesionales están orientados a distintos objetivos como el
apoyo familiar, regulación emocional, “ocupaciones y redes”;
estimulación cognitiva; autocuidado en salud, terapia corporal y a través
de los monitores se complementa con talleres de arte, teatro, danza,
música, actividad física, huerto y ecología.
“Estamos siempre perfeccionando nuestro modelo de trabajo. Durante
este año hemos trabajado bastante en la permanencia de los usuarios.

Tenemos pacientes que deben trasladarse incluso de la Cuesta La
Dormida porque la red Marga Marga es muy grande. La problemática de
salud mental es una problemática que va creciendo y la red también
tiene que ir creciendo” expresó Carla Leiva.
En la celebración de la Semana de la Salud Mental del Hospital de
Quilpué, el Hospital de Día y su equipo de profesionales destacan por la
gran experiencia y niveles de conocimiento que han ido adquiriendo en el
tiempo en conjunto con la red de salud mental comunitaria.
Un equipo comprometido que fortalece el modelo de resolución integral,
ambulatoria y territorializada de los problemas de salud mental y
psiquiatría y que permite mejorar el tratamiento integral de sus
pacientes.