Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

La salud de los riñones, la vejiga, la uretra y la vía urinaria en general, es el área de especialización de los urólogos, quienes ―más allá de la creencia popular― no sólo atienden a hombres y tratan enfermedades como el cáncer de próstata, sino que también resuelven patologías femeninas.

De acuerdo al Dr. Andrés Giacaman, urólogo de Clínica Ciudad del Mar, conocer el funcionamiento de nuestro cuerpo, además de estar atento a sus cambios y síntomas, es esencial para prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades y así recibir un tratamiento oportuno.

Entre las patologías que más frecuentemente aquejan a las mujeres, se encuentra la infección urinaria, la que se define como un tipo de contaminación que puede perjudicar cualquier parte de la vía urinaria. “Cuando la infección se produce en la vejiga, recibe el nombre de cistitis y cuando es en la uretra, se llama uretritis. En caso de que se desplace a los riñones, toma el nombre de pielonefritis”, explica el urólogo de Clínica Ciudad del Mar.

Además, agrega el doctor Giacaman, esta condición es muy común entre mujeres, especialmente en adultas jóvenes, ya que la uretra (conducto por el que sale la orina) está a pocos centímetros del ano. Por lo mismo es que se calcula que un 20% de las mujeres sufrirán al menos un episodio de infección urinaria en su vida.

Por otro lado, la incontinencia urinaria es un trastorno más común de lo que se cree y se presenta con mayor intensidad con el paso de los años, tanto así que se estima que en nuestro país, cerca del 25% de las chilenas mayores de 40 años sufren de esta enfermedad.

El especialista comenta que otra de las patologías comunes en mujeres es el prolapso de vejiga, también conocida como “cistocele”, que ocurre cuando la vejiga desciende hacia la vagina, provocando presión sobre ésta y dolor al orinar. Comúnmente se produce cuando existe un debilitamiento de los músculos del piso pélvico.

Respecto a la salud masculina, el urólogo de Clínica Ciudad del Mar, doctor Andrés Giacaman, indica que, en general, cada etapa de la vida del hombre conlleva problemas médicos detectables y tratables. “En los niños, la fimosis, aquella dificultad para retraer el prepucio, es frecuente y es el pediatra quien nos deriva a estos pacientes. Por su parte, durante la adolescencia y hasta los 30 años como máximo, a menudo se presenta el cáncer de testículo, además de que los cálculos renales comienzan a dar problemas”, dice.

Con el paso de los años, específicamente cuando se superan los 50 años, comienza regularmente la andropausia, término que en el último tiempo se ha hecho más importante y conocido. Entre los síntomas que ayudan a identificarla, está el cansancio constante y el insomnio. La falta de apetito, depresión, ansiedad e irritabilidad, disminución del deseo sexual, reducción del tamaño testicular, una erección menos firme y la reducción de la cantidad de semen durante la eyaculación son las características de este proceso.

“Como recomendación, todo hombre mayor de 40 años debe realizar un control rutinario con el urólogo, al menos una vez por año, sobre todo si tiene antecedentes familiares de cánceres de la vía urinaria, siendo el más común el cáncer de próstata”, puntualiza el urólogo.

En este sentido, es importante que tanto hombres como mujeres consulten con un especialista en caso de presentar síntomas de alguna patología o simplemente requerir orientación profesional para resolver sus dudas. Clínica Ciudad del Mar, con sus centros médicos ―Bosques y Libertad―cuenta con destacados urólogos, con vasta experiencia, enfocados en entregar una atención segura y de calidad a todos sus pacientes.