Menu

 

 

 

 

A+ A A-

El especialista en inmunología y académico de la Facultad de Ciencias Médicas, Dr. Carlos Beltrán, afirma que el incremento de casos de VIH entre un 34% y 47% en el último lustro, se debe a que gran parte de la población desconoce la peligrosidad del Sida. Por esto, emplaza una vez más a las autoridades a actualizar las estrategias para enfrentar este problema de salud pública y alerta sobre la urgencia de contar con mayor distribución de test rápidos, la posibilidad de que se vendan autotest en farmacias y mayor cobertura para profilaxis.

La Corporación Sida Chile advirtió a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados que la situación del VIH en Chile se encuentra “fuera de control” y que la prevención “no está funcionando”, ya que constatan un aumento de entre un 34% y 47% en el número de nuevos casos de la enfermedad en los últimos cinco años. Además, aseguran que el 42,9% de los diagnosticados con VIH en Chile son detectados en etapa avanzada.

El Presidente de dicha corporación y académico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile, Dr. Carlos Beltrán, señala que la razón que explica este aumento es un cambio en los comportamientos sexuales, acompañado de un retraso en las políticas públicas que abordan este tema.

“El aumento del VIH ha adquirido una magnitud totalmente fuera de los rangos esperados”, asegura el inmunólogo. “En 2010, se diagnosticaban poco más de dos mil casos al año, pero en 2016, esto llegó casi a cinco mil”, precisó.

Para el especialista, parte importante del problema se explica porque gran parte de la población ha perdido la noción de la peligrosidad que reviste el Sida, en cuanto enfermedad potencialmente mortal. A su juicio, ello se debe a la ausencia de políticas públicas que aborden correctamente esta nueva realidad.

“Escuchamos que viene una nueva campaña de prevención, pero, básicamente, con los mismos contenidos de campañas anteriores. Por lo tanto, no esperamos que tenga un impacto mayor a las otras, con las consecuencias que tenemos a la vista”, señala.

Más test y ampliar la profilaxis

De acuerdo al Dr. Beltrán, más importante que las campañas son políticas estables, que incluyan una educación mucho más fuerte en términos de prevención, y un mejor acceso y distribución de los preservativos.

No obstante, señala que también existen otras opciones, como la profilaxis. Es decir, fármacos que se pueden dar en forma preventiva para que la persona no se infecte. “Tal como se da la píldora del día después, se pueden usar medicamentos para personas potencialmente expuestas a VIH, para que no lo adquieran”, indica.

El académico señala que en muchos países, incluyendo algunos de Latinoamérica, como Brasil, esto se ha adoptado con buenos resultados. “Sin embargo, aún no hemos escuchado que esas estrategias de prevención, basadas en el uso de medicamentos, estén consideradas para su aplicación urgente en el país”, enfatiza.

El especialista señala que la profilaxis solo está permitida en contextos laborales o de violencia sexual, por lo que emplaza a ampliar esta prevención para toda clase de exposición.

“Además, existe la profilaxis pre-exposición, que es todavía más probada y recomendada, y que consiste en que si el paciente cree que puede exponerse al VIH, toma antes una tableta y al día siguiente otra, y con eso no adquiere el virus”, agrega.

Se requiere más voluntad política

Por otra parte, el inmunólogo sostiene que tanto la OMS como la sociedad científica vienen insistiendo desde hace dos años en la necesidad de aumentar el testeo, incluyendo no solo la incorporación de test rápidos, sino que esto sea ofrecido en más consultorios e instancias comunitarias, como centros e, incluso, universidades.

“Además, estamos promoviendo que Chile incorpore el autotest, para que la gente pueda ir y comprarse un test en la farmacia con un seguimiento y consejería telefónica si es necesario”, afirma.

Para que todas las medidas antes mencionadas se implementen, el Dr. Beltrán señala que solo se requiere voluntad política, a fin de volver a priorizar el VIH y, así, “recuperar el tiempo perdido en términos de la implementación de estrategias de prevención, de testeo y de actualización de los tratamientos”.

“No se requieren grandes reformas constitucionales y legales en este tema. Basta con que se implementen las medidas que estamos conversando”, concluye.