Menu

 

 

 

 

A+ A A-

 

En esta época del año se pone especial atención a los índices de polución del aire en las ciudades, debido a lo dañino que puede llegar a ser para el organismo. Sin embargo, hay un peor enemigo para la salud de las personas y que se encuentra dentro de los mismos hogares. ¿Qué es la contaminación intradomiciaria? ¿Qué hacer para combatirla? El Dr. Fernando Martínez, broncopulmonar y Coordinador Médico de Help, se refiere a ella y entrega consejos para evitarla.

Julio 2017.- Las bajas temperaturas y el aumento de las lluvias hacen del invierno una época en donde las personas tienden a pasar más tiempo dentro de sus casas, utilizando sistemas de calefacción para mitigar el frío propio de la estación. En ocasiones, estos sistemas no evacúan los gases emanados correctamente hacia el exterior, acumulándose y alcanzando altos niveles de contaminación intradomiciliaria.

Este tipo de contaminación, muy frecuente en este período del año, irrita la vía aérea y aumenta los síntomas provocados por las infecciones respiratorias. La calefacción sin buenos sistemas de evacuación de gases, el exceso de humedad y el humo del cigarro son los principales enemigos.

“Las chimeneas, braseros y estufas tradicionales a parafina y gas, son los sistemas de calefacción más contaminantes, por lo que su uso debe evitarse. En caso de que no haya otra alternativa, es esencial ventilar de forma permanente, e ir revisando periódicamente que los artefactos estén en buen estado, de modo que la combustión sea más óptima”, sostiene el doctor Fernando Martínez, Coordinador Médico de Help.

Asimismo, no sólo el tipo de calefacción provoca la contaminación intradomiciliaria; la humedad producida al cocinar, el polvo que queda en suspensión a hacer el aseo y el humo del cigarro también puede afectar la salud, siendo éste último especialmente dañino.

“Este tipo de polución, que puede provenir de distintas fuentes, contribuye a agravar los síntomas de enfermedades respiratorias estacionales, sobre todo en los grupos de riesgo, como lo son los niños, embarazadas y adultos mayores”, explica el broncopulmonar, quien agrega que es esencial ventilar la casa aun cuando haga frío, y evitar conductas como fumar dentro de la casa, especialmente en presencia de los grupos mencionados.

La presencia de partículas contaminantes en el ambiente, ya sea al aire libre o en lugares cerrados, provocan irritación y mayor propensión a inflamaciones de las vías aéreas. De esta forma, están más expuestas a inflamarse y provocar en el paciente aumento de síntomas de enfermedades respiratorias. Esto, sumado al frío y la humedad ambiente, es una de las principales causas del incremento del contagio de este tipo de virus e infecciones durante el invierno.

El médico broncopulmonar fe Help entrega algunas recomendaciones prácticas para evitar esta contaminación y así cuidar la salud del entorno familiar:

· En lo posible, preferir tipos de calefacción menos contaminantes. Si se tiene estufas a parafina, gas o carbón, mantenerlas en buen estado y hacerles mantenciones anuales.
· No fumar en espacios cerrados, menos si hay niños, embarazadas y/o adultos mayores presentes.
· Ventilar la casa todos los días, abriendo ventanas y puertas.
· Hacer el aseo profundo de forma periódica e intentar no levantar polvo. Para esto, utilizar un paño húmedo al sacudir, que servirá para dejar menos polvo en suspensión.
· Evitar el exceso de vapor en la casa, provocado por hervir agua, al cocinar o al secar ropa. El exceso de humedad puede ser muy perjudicial.

Teniendo en cuenta estos consejos, se puede disminuir las probabilidades de contraer enfermedades respiratorias, y de esta forma conseguir que los miembros de la familia pasen un invierno más sanos.